Los Derechos no son negociables

DL9N8uXV4AAPP7VEl gran negocio en los gobiernos es el manejo de la información pública a puerta cerrada y bajo sus propias reglas. Durante muchos años, nuestros derechos se han cubierto “legalmente” con impuestos, con la justificante de una necesidad por incrementar la recaudación para hacer frente a las demandas sociales.

 

La creación del círculo – recaudo para dar – es sin duda una fórmula cautivadora, aunque dentro del proceso se cometan violaciones constitucionales; y se entre al camino contradictorio, de, no se respeta la carta magna – máxima para garantizar el respeto a los derechos fundamentales – y en paralelo se habla de cumplir las leyes.

¡Ahora sí!, ciudadanos pueden denunciar sobre cuentas públicas

La revisión de las cuentas públicas – nacional, estatal y municipal – dejó de ser una acción favorecida únicamente para las instituciones fiscalizadoras, porque en el ámbito nacional como local – cito textualmente al estado de Sonora como referencia – cualquier persona puede presentar denuncias fundadas sobre el presumo manejo, aplicación o custodia irregular de los recursos públicos, del actual ejercicio o cuentas anteriores.

Demagogia con disfraz heroico

La embestida social contra el status quo al amamantamiento político en México, disparado tras el sismo del 19 de septiembre, rebasó los límites calculados por la clase gobernante-poder, que, ahora responde con una ola impetuosa de demagogia con disfraz de heroísmo – cero recurso público a partidos políticos[1] – para no apartarse de la ubre que los ha nutrido por años.

La lucha interminable por la igualdad

La Ley 38 del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales del Estado de Sonora (Isssteson)[1] se creó el 31 de diciembre de 1962, en esa fecha era gobernador del estado Luis Encinas Johnson y de presidente de la república Adolfo López Mateos, quien por cierto creó el ISSSTE, es el mismo sistema de seguridad pero dirigido a empleados de nivel federal.

Apenas habían transcurrido nueve años, desde que la mujer en México pudo ejercer su derecho a votar y ser votada, aprobado el 17 de octubre de 1953; después de varios años de lucha social se garantizaba la igualdad de género en este ámbito.

Sistema Anticorrupción, una apuesta estructural

Las piezas del nervudo engranaje del Sistema Anticorrupción en México comenzaron a girar, pese a partes faltantes, se activó la maquinaria programada para el 18 de julio de 2017 (lo citaba el segundo transitorio de la ley general del SNA[1]). Las ausencias, que pueden representar fallas torales, también son evidencia que los acuerdos entre los grupos de poder no lograron concretarse y que la presión de las organizaciones de la sociedad civil impulsoras de esta reforma, no han bajado la guardia en la exigencia de que se continúe con procesos transparentes y abiertos en las siguientes fases; que a nivel nacional es principalmente la designación del fiscal anticorrupción, que se mantiene en el limbo.

 

Ésta, sí es una reforma estructural avante, porque logró crearse con base en un trabajo conjunto entre legisladores, expertos y activistas en el tema, de manera transparente y abierta a la sociedad y asimismo, aceptando la integración de posturas que nutrían las iniciativas. El proceso fue complejo, no sencillo, pero sí deja un antes y un después en la construcción de leyes en México, por ese ingrediente de debate.

¿El ISAF es transparente?

El gran dilema del costo económico, político y público de la fiscalización de las administraciones públicas plantea un escenario de un callejón sin salida, porque aún no hay definición clara de la misión de un Instituto que audite y fiscalice, que debiese ser, en teoría, la razón última que justifica su existencia.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico – OCDE, publicó el pasado 10 de octubre, que en México, las Instituciones de Fiscalizaciones no son autónomas y la de Sonora, la ubicada en la antepenúltima posición del lado negativo, además con un promedio de antigüedad del personal de 10 años, es decir, poca rotación.

Gobierno Abierto: reto al compromiso

La nueva generación de consumidores, no solo refiere del ámbito comercial, sino también de los servicios públicos, esos trámites que se efectúan en las oficinas de Gobierno, donde la imagen representativa son personas formando largas filas, revisando constantemente su marcador del tiempo, preguntando cuánto falta para su turno, en ocasiones soportando las altas temperaturas características de nuestro estado; por otra parte, empleados presionados, algunos platican, unos entran y salen del lugar, ventanillas cerradas. Así es la fotografía.

 

Esta fama de las oficinas públicas, aún no ha podido restaurarse; pese a que hay intentos por contrarrestarla, retrocede, cuando acciones específicas de unos cuantos son las de siempre.

WWN

WORLD WIDE NEWS

Témoris Grecko

Viajero y periodista / Traveller and journalist

ArsenAll GBS

Growing Business Strategies

La Chiquitita

Travel notes

PalabraForte | Enfoque, motivación y tecnología

Pensar, resolver problemas y mostrar las posibilidades

mi post data

nada en la nada

leticiacuestamadrigal

Journalist y Directora de @SonoraCiudadana mi twitter @leticiacuesta y FB Leticia Cuesta

A %d blogueros les gusta esto: